Foros Cristianos Evangelicos Roca Eterna

Foro cristiano evangelico para servicio del pueblo evangelico hispano parlante a nivel mundial.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 TENTACIÓN Y FRACASO – EL DESAFIO DE SATANÁS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
hgo
Evangelista con uncion profetica
Evangelista con uncion profetica


Cantidad de envíos : 1350
Localización : Armenia
Fecha de inscripción : 03/06/2009

MensajeTema: TENTACIÓN Y FRACASO – EL DESAFIO DE SATANÁS   Sáb Jun 06, 2009 2:54 am

TENTACIÓN Y FRACASO – EL DESAFIO DE SATANÁS
Para nosotros, entonces, los dos hechos más grandes de la historia son éstos: el de que todos nuestros pecados han sido sometidos a proceso por la Sangre, y que nosotros a nuestra vez hemos sido tratados por la Cruz. Pero, ¿qué del problema de la tentación? ¿Cuál habrá de ser nuestra actitud cuando, después de haber visto y creído estos hechos, descubramos que surgen nuevamente los antiguos deseos? Peor todavía, ¿qué haremos si nuevamente caemos en pecados manifiestos? ¿Qué si perdemos el auto dominio, o hacemos algo aún peor? ¿Se deducirá de esto que la posición enunciada anteriormente es falsa?
Ahora bien, es preciso recordar que uno de los principales objetivos del Diablo es hacer que dudemos los hechos divinos (Compárese Gén. 3:4). Por ejemplo: una vez que hemos visto, por medio de la revelación del Espíritu de Dios, que estamos de hecho muertos con Cristo, y una vez que nos hemos dado por muertos, Satanás viene y dice: “Hay algo que se mueve adentro. ¿Qué pasa? ¿Puedes llamar muerte a eso?” Y tú, ¿qué responderás entonces? ¡Es el momento en que debes elegir! He allí la prueba crucial. ¿Creerás a la mentira de Satanás o a la verdad de Dios? ¿Te dejarás gobernar por las apariencias o por lo que Dios dice?
Con esto no negamos la realidad de la 'carne', pero hablamos de ser movidos de una posición y hecho revelados, a saber, nuestra muerte con Cristo. Es importante recordar lo que dice la Palabra de Dios, y también lo que no dice, para que la fe sepa en qué basarse. ¿Cómo dice Dios que se efectúa la liberación? En primer lugar, no nos dice que el pecado como principio en nosotros es desarraigado y quitado. Contar con esto sería un mal cálculo y nos encontraríamos en la posición del hombre que procuró anotar $ 16, cuando tenía $ 15 en el bolsillo. No; el pecado no fue extirpado. Está ahí y, dada la oportunidad, nos vencerá y nos hará pecar de nuevo. Por esto siempre necesitamos saber la operación de la Sangre preciosa. Pero, entretanto que sabemos que al proceder con los pecados cometidos el método de Dios es directo, es decir, que Él los borra echándolos al olvido por medio de la Sangre, cuando llegamos al principio de pecado y al asunto de ser librados de su poder, hallamos en cambio que Dios trata con este asunto de manera indirecta - Él no pone fin al pecado, pero sí al pecador. “Nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con Él”, y por esto el cuerpo, que antes era el instrumento de pecado; ahora no se presta mas (Ro. 6:6, “destruido, o deshecho en este versículo quiere decir “puesto fuera de acción”, “hecho inefectivo o nulo”). El pecado, e1 viejo amo, está todavía por ahí, pero el esclavo que antes le servía, ha sido muerto y así, no se prestan más ni él ni sus miembros. Así, pues, podemos decir que `liberación del pecado' es una expresión más escritural que 'victoria sobre el pecado'. Las expresiones 'libertado del pecado' y 'muerto al pecado' en Romanos 6:7 y 11 implican e1 sustraerse, el liberarse de un poder que todavía está muy presente y que es muy real, no un librarse de algo que ya no existe. El pecado está siempre presente, pero nosotros, cada día vamos conociendo en mayor grado lo que es ser librado de su poder.
“Es, pues, la fe la realización de cosas que se esperan, la demostración de cosas que no se ven” (He. 11: 1, V.H.A). “Las cosas..., que no se ven, son eternas” (2 Co. 4: 18). Recordemos otra vez que aquí estamos tratando no de promesas sino de hechos. Las promesas de Dios nos son reveladas por su Espíritu para que podamos echar mano de ellas; pero los hechos son hechos, y permanecen siendo hechos aunque los creamos o no. Si no creemos las verdades de la Cruz, éstas siguen siendo tan reales como siempre, sólo que no tienen valor para nosotros. La fe no las hace reales a estas cosas -ya lo son- pero la fe las hace reales en nuestra experiencia. Debemos reconocer como mentira del diablo cualquier cosa que contradiga la verdad de la Palabra de Dios, y Satanás nos engaña no sólo con declaraciones mentirosas, sino también por señales, sentimientos y experiencias mentirosas. Tan pronto como hayamos experimentado como un hecho nuestra muerte con Cristo, Satanás tratará de probar que no estamos nada muertos, sino muy vivos, y él tratará de demostrarlo para nuestra experiencia. Si apelamos a lo que sentimos para descubrir la verdad, encontramos que las mentiras de Satanás concuerdan con nuestra experiencia; pero si nos rehusamos a creer toda cosa que contradice la Palabra de Dios y tomamos nuestra posición en ésta solamente, encontraremos que las mentiras de Satanás empiezan a desaparecer y que nuestra experieneia, progresivamente, vendrá a concordar con la Palabra de Dios.
“Por fe andamos, no por vista” (2 Co. 5: 7) . Hay una ilustración según la cual la Verdad, la Fe y la Experiencia andaban por lo alto de una pared. La Verdad seguía adelante con firmeza, sin volverse ni a la derecha ni a la izquierda; y nunca mirando para atrás. La Fe seguía y todo andaba bien mientras tenía los ojos enfocados en la Verdad. Pero tan pronto como se preocupaba por la Experiencia y volvía para ver cómo seguía ella, perdiendo su equilibrio, cayó de la pared, y la pobre vieja Experiencia cayó con ella.
Toda tentación es, en primer lugar, la de mirar adentro, quitar nuestra mirada del Señor y tomar en cuenta las apariencias. Puede ser que no sienta que yo sea Nee', aun puedo olvidar que sea Nee, o hasta soñar que no soy Nee; pero cuando estoy durmiendo soy Nee, y cuando despierto soy Nee; cuando me acuerdo, y cuando lo olvido, todavía soy Nee. Es un hecho que nada que yo experimente o no experimente puede cambiar. Así también, lo sienta o no, estoy muerto con Cristo. Que mi experiencia lo compruebe o lo desapruebe, el hecho queda inalterable. Si estás firme en esa posición entonces Satanás no puede prevalecer contra ti. Si albergas alguna duda acerca de ese hecho, Satanás con toda seguridad te atrapará; pero si no tienes duda alguna, entonces no importa qué hace Satanás, y bien puedes reírte de él. Si alguien tratara de persuadirme de que yo no sea Nee, sobrada razón tengo para reírme de él. Entonces, pues, retengamos firmemente el hecho de que cuando Cristo murió, nosotros también.
Tomado de “La vida cristiana normal” de W. Nee
Jesus es el Señor!
La iglesia en Armenia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://es.yahoo.com
JOSEBRITO



Cantidad de envíos : 16
Fecha de inscripción : 14/06/2011

MensajeTema: Re: TENTACIÓN Y FRACASO – EL DESAFIO DE SATANÁS   Sáb Jun 18, 2011 1:01 am

Maldad, Rebelión y derrota de Lucifer

Dadas las circunstancias que suscitaron la rebelión de Lucifer, se puede determinar que la complacencia, las facultades dadas por Dios a nuestros primeros antecesores (Adán y Eva), y la felicidad que estos tenían en el Huerto del Edén, fueron las causas que en primer lugar, hicieron descubrir su maldad.

En consecuencia, Lucifer se aprovechó de la confianza y del rango de superioridad que Dios le dio en determinada oportunidad, para llevar a cabo lo que ya tenía planificado, y fue precisamente, la muerte de nuestros primeros padres (Adán y Eva); y por tanto se cernió sobre él, una maldición, que lo alcanzó de ser igual a la serpiente que utilizó para engañar a Eva.

La maldad de Lucifer se simplifica, en el hecho de que tanto al hombre como a la mujer, los veía con celos, envidias e intrigas, en ver que además de haber sido puestos en el Huerto del Edén con las facultades de señorear sobre todo lo que allí había sido creado, pudieran llegar a tener gran relevancia ante Dios.

Al ser consumida la maldad de Lucifer, con el engaño de hacer comer a Eva del fruto prohibido, y por ende estando maldito ya, sin la misma confianza, ni con la misma autoridad, pensó en llevar a cabo la rebelión para su venganza, e ideó un plan maligno, que consistió en seducir y sublevar a los Ángeles en contra de Dios, con la finalidad de destronarlo, usurpar el reino y causar la destrucción total de la raza humana.

¿El porque de la totalidad de la raza humana? Por cuanto a pesar de que Lucifer tuvo éxito en el plan que consumió contra nuestros primeros antecesores (Adán y Eva), Díos permitió la procreación, de la que después de muchos milenios, surgió un niño arrebatado para Dios y para su Trono.

Lucifer entonces en su maligna venganza de querer destronar a Dios y de destruir totalmente a la raza humana, también consiguió que además de ser igual a la citada serpiente, fuera caracterizado en la figura del gran Dragón, quien mediante el Rey Herodes, a ese niño quiso matar tan pronto naciera. (Ap. 12:4 y 5); Nótese que aunque Adán y Eva no pudieron alcanzar gran relevancia ante Díos, éste niño que nació de una virgen mujer, si la alcanzaría; y desde luego se realizó la gran batalla en el cielo, donde Miguel y sus Ángeles luchaban contra el Dragón; y luchaban el Dragón y sus ángeles. (Ap. 12:7).

Finalmente, el gran Dragón y sus ángeles malignos, no pudieron prevalecer, ni se halló más lugar para ellos en el cielo y fueron lanzados a la tierra. (Ap. 12:8 y 9).

Hoy en día al igual que le sucedió tanto a Eva Como al primer hombre (Adán), somos tentados, pero Dios al mismo tiempo nos da la salida de escape.
El propósito de Satanás en hacernos pecar, es para destruir nuestras almas. Pero tenemos la espada y la fe como poderosas armas contra el maligno. Y la sangre de Jesucristo como poderoso antídoto contra el veneno de la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
TENTACIÓN Y FRACASO – EL DESAFIO DE SATANÁS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mayor desafio del ser humano
» RELEXIÓN SOBRE EL FRACASO Y EL ÉXITO
» El fracaso del Obelisco de Calatrava
» El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India
» Estoy hecho un lio

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foros Cristianos Evangelicos Roca Eterna :: Para hablar :: Temas de debate doctrinales y dogmaticos-
Cambiar a: